Estudios veterinarios del Reino Unido y Estados Unidos muestran que cerca del 50% de las mascotas muestran sobrepeso y de ese 50%, entre un 15% y un 25% se pueden considerar obesas (se suele definir obesidad cuando el sobrepeso supera el 15-20% del peso ideal).

Al igual que en las personas, la obesidad en perros puede tener consecuencias muy graves para su salud, como por ejemplo:

  • Riesgo mayor de sufrir enfermedades cardiacas
  • Reducción de la esperanza de vida
  • Diabetes
  • Problemas respiratorios
  • Dificultad de movimiento
  • Menor resistencia inmunológica

 

 

 

Si ya es demasiado tarde, aquí tienes unos consejos que pueden resultarte útiles:

  • Si todavía no le das alimento seco es hora de hacerlo. Mide bien las cantidades y recuerda que existen piensos especiales para el control de peso (consulta a tu veterinario).
  • Dividir la dosis diaria en dos o tres tomas puede ayudar a eliminar peso más fácilmente
  • Elimina las galletas, chucherías, sobras… de su dieta habitual.
  • Aumenta (de forma paulatina) la cantidad de ejercicio diario.

Fuente: Todo Perro