Es una de las principales causas de muerte en todo el mundo y también afecta a las mascotas

Cáncer es una palabra preocupante en toda su extensión. Es entendida como una condición en la que se presenta un desequilibrio en la reproducción celular. Puede llegar a afectar todo el cuerpo y consiste en un crecimiento celular que produce excesos de tejido que, en pocas palabras, se traducen en tumores.

Estas masas celulares, que pueden ser malignas o benignas, también pueden aparecer en nuestras mascotas y deben ser tratadas lo antes posible por un especialista.

Investigaciones de la Universidad de La Salle afirman que un 23% de las muertes de mascotas se deben a esta enfermedad y que el 45% de los perros que han vivido más de 10 años han muerto por esta causa.

Édgar Gutiérrez, director de la Clínica Veterinaria de la Universidad de La Salle, afirma que las causas principales del cáncer son de origen genético, por contaminación, traumas físicos (heridas que se transforman en tumores) o agentes químicos externos.

Para controlarlo, luego de haber identificado los síntomas, los procedimientos dependen del tipo de tumor que se vaya a tratar. Por eso, César Cabrero, médico veterinario de la Clínica de la Universidad de La Salle, asegura que si bien los tratamientos más comunes son la cirugía, la radioterapia (radiaciones que queman las células malignas) y la quimioterapia (trata la enfermedad por medio de medicamentos), no siempre se puede garantizar que el animal salga adelante porque si la enfermedad ha hecho metástasis y es grave, las probabilidades de prolongar su vida se reducen y puede ser un proceso muy doloroso.

Otras alternativas

También con la  medicina homeopática se puede mejorar la calidad de vida de las mascotas con cáncer, pues esta ‘ayuda a disminuir los efectos secundarios de las quimioterapias y a acelerar los procesos de recuperación después de las cirugías o la extracción de tumores”, asegura Marcela Muñoz,  veterinaria homeópata de la Universidad Nacional

Otras formas de ayudar al paciente a minimizar el dolor y conseguir bienestar son las terapias alternativas como los masajes terapéuticos con aceites esenciales, que ayudan en la relajación, y la acupuntura para los tumores ubicados en lugares que impiden el movimiento, como apoyo en la rehabilitación del animal. Es importante tener en cuenta que cada mascota es diferente y por esta razón no hay una terapia o medicamento general para todos y es indispensable asistir a una consulta para determinar qué tratamiento debe seguir.

¿Se puede evitar?

Todas las mascotas, sin importar su raza o tamaño, son susceptibles de sufrirlo, pero se pueden tener en cuenta factores que ayudan a prevenirlo:

1. Dar al animal agua pura (sin cloro, sin metales pesados).

2. No usar antipulgas con químicos.

3. Suministrarle una dieta balanceada con alimentos naturales.

4. Evitar la contaminación ambiental.

5. Ponerle a hacer ejercicios con regularidad.

Síntomas

1. El animal deja de comer y beber.

2. Presenta una baja de peso injustificada.

3. Tiene dificultad para respirar.

4. Se resiste a hacer ejercicios.

 5. Su estado de ánimo es bajo.

6. Presenta cojera.