pp

Más de 300 canes dependen de la rutina de los voluntarios para sobrevivir

28 de agosto de 2013 05:00 am | Foto: PARA ÍNDICE / DALISSA ZEDA SÁNCHEZ

DALISSA ZEDA SÁNCHEZ | índice@gfrmedia.com

ALLÍ LA rutina es un asunto de vida o muerte.

Se trata de 300 animales que viven prácticamente hacinados en las ruinas de una vieja destilería en Cabo Rojo. Si nadie llega, no comen.

Sin embargo, el Santuario de Animales San Francisco de Asís (Sasfa) cuenta con un pequeño grupo de voluntarios que cada mañana acude al lugar para atender las necesidades básicas de los inquilinos.

Esta es una labor titánica.

En una visita reciente, ÍNDICE fue testigo del inmenso amor con el que los amigos y amigas del Sasfa cuidan de los residentes. Y es que conocer de primera mano el proceso de atender a 300 animales sin dueño, y algunos incluso con condiciones especiales, es sobrecogedor.

Cada día, los voluntarios llegan a eso de las 7:00 a.m. y tienen tres tareas principales: proveerles comida y agua fresca a todos los perros y gatos, limpiar sus jaulas, y, finalmente, sacar a los perros al patio para que tengan un periodo de “recreo”.

Si hay suficientes voluntarios, entonces los canes tienen la oportunidad de jugar o recibir un rico baño. De lo contrario, cuando culmina su tiempo, les toca regresar a sus jaulas hasta el próximo día.

Hay que ser estratégicos

Al igual que los niños pelean en las escuelas, lo mismo ocurre donde hay tantos animales juntos. Por eso, en el Sasfa agrupan a los perros por jaulas de acuerdo con su sexo, tamaño y temperamento.

Hay algunos inquilinos, como Cayo, que no puede estar con otros machos porque se mete en líos. Y es que este can era utilizado como perro de pelea antes de ser abandonado en el santuario.

Otros, como Negro Lindo, solo pueden salir al patio cuando no hay visitas porque tiende a atacar a los hombres en el área de las pantorrillas. Seguramente, fue muy maltratado por un varón antes de llegar al Sasfa.

Con todo esto, lo impresionante es que cada uno de los voluntarios y su presidenta, Dellymar Bernal, conocen por nombre a cada uno de sus inquilinos y ya han aprendido cómo manejarlos para alcanzar un sentido de orden y armonía.

El santuario pide apoyo

Este viernes, 30 de agosto, de 5:00 p.m. a 7:00 p.m., voluntarios del Sasfa estarán recibiendo donaciones frente al estacionamiento multipisos de Kmart en Plaza Las Américas.

Para más información, puedes comunicarte al (787) 612-8587  o al (787) 207-4033.

Los productos que el Sasfa necesita con mayor urgencia son los siguientes:

  • Comida seca o mojada para  perros y gatos
  • Galletas/treats
  • Periódicos viejos
  • Detergentes para limpiar
  • Escobas, mapos, baldes y rastrillos
  • Bolsas de basura de 33 galones
  • Guantes desechables
  • Collares y tratamientos para eliminar pulgas y garrapatas